Musica y movimiento

Para integrar una experiencia, es decir, para aprender de forma duradera, el niño debe experimentar primero en el plano sensoriomotor y emocional.

         Con actividades musicales como la escucha, la improvisación, el baile y muchos otros juegos, se trabajan diversas áreas necesarias para el desarrollo musical y personal: capacidad de atención, escucha, memoria y discriminación auditiva, psicomotricidad y ritmo…     

 

Los objetivos que se plantean desde música y movimiento se resumen en:

  • Desarrollar conciencia auditiva.
  • Adquirir conciencia musical a través de los sentidos corporales.
  • Desarrollar la capacidad motriz y musical.
  • Conseguir la capacidad para relajarse.
  • Aumentar los períodos de concentración…